Fragas do Eume

Las Fragas do Eume son un ecosistema de más de 9000 hectáreas surgido a partir del cauce del río Eume, ubicado en la provincia de A Coruña, y que, a partir de 700 metros de altitud, desemboca en el Océano Atlántico. Cuentan con la protección oficial por medio de su inclusión como Parque Natural en el año 1997 y de la distinción Natura 2000.

¿Qué son las Fragas do Eume?

Una de las características únicas del Parque Natural das Fragas do Eume es el bosque atlántico que podemos encontrar en su interior, el mayor de todo el Noroeste de la Península Ibérica y de los pocos aún existentes en el continente europeo, además de ser uno de los mejor conservados, además dentro del propio bosque encontramos el Centro de Interpretación das Fragas do Eume, dedicado a la conservación y promoción del parque.

También antes de comenzar nuestra ruta podemos hacer una parada en la Oficina Municipal de Turismo de Pontedeume, para completar la información necesaria para nuestra visita y que podemos tomar como punto de partida antes de adentrarnos en la fraga, entre el resto de poblaciones principales de la zona destacan As Pontes de García Rodríguez y Monfero y comprende los municipios de Pontedeume, Monfero, As Pontes de García Rodríguez, Cabanas y A Capela.

Las Fragas do Eume es el bosque atlántico más grande de España y Portugal y uno de los más grandes de Europa.

Aunque en el pasado este tipo de bosques, atlánticos termófilos, eran el paisaje típico de esta parte de Galicia, la acción del hombre provocó su progresiva eliminación para crear zonas agrícolas y ganaderas, pero, debido a la orografía característica con agrestes pendientes ha propiciado la supervivencia de la Fraga do Eume.

También destaca la variedad de especies, tanto vegetales, como robles, castaños, fresnos, chopos o helechos, como animales, con más de 20 tipos distintos de reptiles y anfibios, lo que la convierte en una muestra ejemplar de la fauna gallega e ibérica por su diversidad.

Para hacernos idea de la inmensidad del Parque podemos decir que ocupa más de 30 kilómetros de longitud, a lo largo de la cuenca del río, desde A Serra da Loba, que divide las provincias de Lugo y A Coruña, hasta la desembocadura de este en la Ría de Ares.

¿Qué es una fraga?

La Real Academia Galega da Lingua define a una fraga como «Extensión de monte, polo xeral illado e de difícil acceso, poboado de distintas especies caducifolias, de herbas, mofos e liques e na que convive así mesmo unha gran diversidade de fauna. As fragas do Eume.» En castellano, «extensión de monte, por lo general aislado y de difícil acceso, poblado de distintas especies caducifolias, de hierbas, musgo y líquenes y en la que conviven así mismo una gran diversidad de fauna».

En la cultura popular gallega el término “fraga” lo solemos utilizar para definir un tipo de bosque espeso y poblado, formado por diversos tipos de árboles caducifolios, que caracterizan a los bosques atlánticos, por ejemplo, “carballos”, “bidueiros”, “freixos” o “castiñeiros”.

Cuando entras en una “fraga” te verás envuelto en la vegetación y sentirás como la naturaleza te rodea, a través de la humedad, el frescor, los olores y los sonidos que produce el propio bosque.

Flora

Como decíamos, la vegetación que podemos encontrar es muy variada, pero el árbol predominante es el roblecarballo”, con más de 3000 hectáreas cubiertas por este magnífico robledal (dominados por dos especies: Quercus robur y Q. pirenaica), en el que también podemos encontrar abedules, castaños (potenciado en Galicia durante el Imperio Romano), manzanos, alcornoques

También es destacable el bosque de ribera o de galería que se ha creado a lo largo de las orillas del Eume, en el que, a la sombra de salgueiros, freixos, ameneiros o sauces, han crecido multitud de tipos de helechos (varios de especial protección) y musgos.

Fauna

Gato montés, ardilla, jabalí, lobo, corzos, martas…las especies predominantes en la Fraga son un claro ejemplo de fauna forestal, lo que es normal por las características de su hábitat, además, por la humedad producida en la cuenca del río Eume destacan los animales anfibios, como tritones, salamandras y distintos tipos de ranas y sapos (rana patilarga, rana bermeja…).

Dominando los cielos y vigilando a toda esta diversidad animal podemos avistar halcones peregrinos y búhos reales.

Aunque la mayor parte de las especies que habitan los bosques es de tamaño pequeño, su número y variedad (en especial en el cauce del río) es lo que hace única a la fraga.

Monasterio de Monfero

El Mosteiro de Santa María de Monfero fue fundado por la orden benedictina en 1134, en tiempos de Alfonso VII, aunque paso a manos de la orden del Cister en 1147, bajo el control del monasterio cercano de Sobrado Dos Monxes.

Destaca la iglesia de estilo barroco construida a partir de 1622 en sustitución de la original románica y en la que llama la atención su mezcla de piedra y pizarra imitando a un tablero de ajedrez.

Además cuenta con tres claustros:

  • Hospedería
  • Oriental
  • de las Procesiones

El Claustro de las Procesiones fue un proyecto del arquitecto Juan de Herrera, que también diseñó el Monasterio del Escorial.

Durante la Edad Media entró en lucha con los principales señores feudales, liderados por los Andrade.

Fue clausurado 700 años después de su apertura, en 1835.

Monasterio de Caaveiro

El Monasterio de San Xoán de Caaveiro fue fundado por San Rosendo entre el siglo IX y el X en la villa de Calavario.

Se encuentra a 15 kilómetros de Pontedeume siguiendo el cauce del río y adentrándose en la Fraga.

El rey Alfonso VII, al igual que protagonista en el Monasterio de Monfero, lo fue en el de Caaveiro, ya que le concedió el título de Real Colegiata.

Su mayor momento de esplendor tuvo lugar en la Edad Media, por lo que los restos más destacados corresponden a esta época.

En 1849 se cierra el monasterio y pasa a subasta, en la que paso a manos particulares, hasta que, en la década de los 70 del siglo pasado fue declarado Monumento de Interés Provincial y Conjunto Histórico-Artístico.

A día de hoy pertenece a la Diputación de A Coruña.

monasterio-caaveiro-fragas-eume

Megalitismo

Hay evidencias que demuestran la existencia de asentamientos humanos con más de 6000 años de antigüedad, lo que aún se puede comprobar a través de la multitud de mámoas, petroglifos, monumentos funerarios o necrópolis datadas en la Era Megalítica (como las ubicadas en el Monte dos Golpes o en monte Punxeiro) También podemos encontrar una gran cantidad de menhires y dólmenes.

Información para visitar la Fraga do Eume

Cuando visites las Fragas do Eume ten en cuenta tres teléfonos de interés, tanto para tu propia seguridad, como para seguir protegiendo el bosque de incendios, fuegos, vertidos o demás posibles daños ecológicos:

  • Seprona --> 062
  • Urgencias --> 112
  • Servicio de incendios forestales de la Xunta de Galicia --> 085

Además en tu ruta ten cuidado con posibles resbalones o caídas, ya que caminar por el bosque es muy resbaladizo en ocasiones, no arrojes basura sino es en los lugares indicados para ello, ten en cuenta que en la “fraga” hay propiedades privadas, por lo que debes mantenerte en las zonas y caminos públicos y, finalmente, por supuesto, respeta la flora y la fauna para que podamos seguir disfrutando de esta maravilla.

¿Cuál es la mejor época para visitar As Fragas do Eume?

Debido a la climatología habitual en la zona, caracterizada por su tiempo templado (con temperaturas medias entre 11 y 15º C) podemos visitar las Fragas do Eume casi en cualquier momento del año, siempre teniendo en cuenta que las precipitaciones son habituales, sobre todo cuanto más nos adentramos hacia el interior.

Cómo llegar a las Fragas del Eume